header

RELIEVES URBANOS de Luisa Estrada / cerámica y punto de Claire Lippmann/

Claire Lippmann,Luisa Estrada

RELIEVES URBANOS de Luisa Estrada

Es muy interesante observar como se desarrollan los procesos dentro de la gráfica contemporánea, tomando en cuenta, que lo gráfico se ha ido liberado de lo meramente técnico y nos muestra un sin fin de posibilidades dentro de un pensamiento creativo, tal como queda atestiguado en la mirada y la postura plenamente diversificada de jóvenes artistas, que se van abriendo camino dentro de esta disciplina.

Lo gráfico partiendo de lo mas básico, que es la organización que se establece a partir de ubicar los planos de lectura de los elementos que componen un todo, y por lo tanto, determinando cuales están más cerca y cuales están más lejos.

De manera formal una obra bi-dimensional implica la organización de los objetos que la componen y como estos proponen la lectura de la pieza de acuerdo a su ubicación, en un orden emocional a través de cómo generas tus prioridades afectivas con las personas, los objetos y en el caso de Luisa Estrada con los espacios.

En esta ocasión Luisa nos muestra una serie de piezas que prácticamente va tejiendo sobre la superficie del linóleo. Las estructuras que propone, edificios, casas, calles, cables, espectaculares etc. parten de representaciones sobre paisajes urbanos que en algunas ocasiones yuxtapone con elementos de planos arquitectónicos en donde muestra una mirada obsesiva, que a manera de deriva visual envuelve las formas y las convierte en una unidad, como si fueran un entramado preparatorio para una escultura, como si partiera de un extremo para irlo resolviendo de forma continua. Es esta mirada la que te lleva de la mano como espectador a detenerte en los detalles en los que se detuvo Luisa, presentando mas que un grabado toda una experiencia al observar, al recorrer, al habitar y tal ves al intentar, retener el espacio vivenciado.

 

cerámica y punto de Claire Lippmann

Utilizando el torno, y después de mucho tiempo de trabajo delicado y paciente, la artista crea delicadas vasijas de cerámica utilitaria que son a su vez objetos para contemplar sus formas y decoraciones.

Estas vasijas fueron pensadas para contener agua pero, a diferencia de una jarra convencional, carecen de asas. Deben sostenerse con las dos manos al ofrecer el agua, con el mismo gesto que en los países de Oriente se entregan objetos como un signo de respeto al receptor y de reconocimiento del valor de lo ofrecido.

Estas piezas están decoradas con puntos, haciendo alusión a la idea del punto como símbolo de lo eterno y lo absoluto, el Universo y el cosmos. Así mismo el ritmo y la composición de estos conjuntos de puntos nos recuerdan a la rueda solar y a las mandalas, y nos indican un camino de introspección utilizado por Carl Yung para significar al punto como la culminación en el proceso de individualización.

Al unir estos dos conceptos en la serie AGUA, Claire Lippmann logra un discurso visual coherente y poderoso sobre la importancia del agua para la preservación de la vida en nuestro planeta y la responsabilidad de cada habitante de la Tierra para respetarla y compartirla.

Secured By miniOrange